Without spending too much time on in-depth insights and anecdotes of what happened next, let’s just say that a number of Replica Watches brandstook the decision of developing and producing their own movements.Third party suppliers of movements outside the Swatch Group (Rolex Replica Sellita, Soprod etc.) took the opportunity though and probably saw some double digit growth numbers ever since. Brands from the Richemont Group for instance, either started making their own movements (Replica Rolex, Panerai) or using suppliers like Sellita to get their hands on movements. A Replica Hermes Handbags brand like Jaeger-LeCoultre was always keen on developing and producing their own movements. Jaeger-LeCoultre, for example, also delivers their movements to other watch manufacturers (e.g. Audemars Piguet).Also, within the Swatch Group you can divide certain brands using their own ETA movements, as well as brands that develop their own movements (the production often takes place at one of the ETA Replica Handbags facilities

1.5 millones de dólares diarios podría costar la visita del Papa

Los precios claramente varían de lugar a lugar. Foto: Google

La vista del papa no sólo es un acontecimiento de importancia para los creyentes en la Iglesia Católica, sino todo un reto de logística y preparación para los países anfitriones.

El papa es, quizá, el líder religioso con más popularidad en el mundo. Este afecto público crece aún más con Francisco, argentino de nacimiento, o sea, el primer latinoamericano en ocupar esta posición.

Todo esto para decir que una visita papal en un país latinoamericano, y en uno particularmente creyente en esta fe como Colombia, es un asunto de gran importancia, no sólo simbólica, sino, de nuevo, logística.

El máximo jerarca de la Iglesia Católica estará en Bogotá, Villavicencio y Cartagena. En total, la visita de Francisco se extenderá entre el 6 y el 10 de septiembre e incluirá misas, una reunión con el presidente Juan Manuel Santos y una con el Comité directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Una de las preguntas más recurrentes en este tema es quién corre con los costos que representa una visita papal. Como se trata de un jefe de Estado (el Vaticano), entonces se trata de una visita de Estado. El protocolo dicta que, en estos casos, los gastos se reparten por partes iguales: o sea, entre la Iglesia y la Nación para este caso.

 

 

Aunque no se sabe el monto exacto de la visita papal, otros viajes pueden servir de indicador para intentar dilucidar una respuesta a la pregunta. México fue el destino en el que el papa pasó más tiempo en la región.

Allí, la visita de Francisco se extendió seis días, con un costo promedio, por día, de $1,7 millones. Este monto cubre asuntos como los vehículos y la seguridad que acompaña al pontífice, así como el hospedaje para él y su comitiva.

Los precios, claramente, varían de lugar a lugar por una serie de variables, que incluye la distancia recorrida por la comitiva papal, la dificultad de acceso de algunos sitios, la complejidad logística de montar los eventos masivos en los que aparece el papa, principalmente misas en parques.

En Quito (Ecuador), el costo de la visita del papa fue de US$1,3 millones. Allí estuvo, por intervalos, poco más de tres días.

Teniendo en cuenta esto, quizá no resulte tan descabellado pensar que cada día de la visita de Francisco a Colombia puede costar, un promedio, de US$1,5 millones. De nuevo, estos costos serán asumidos en conjunto entre la Iglesia y el Estado.

 

Fuente: El Espectador