Without spending too much time on in-depth insights and anecdotes of what happened next, let’s just say that a number of Replica Watches brandstook the decision of developing and producing their own movements.Third party suppliers of movements outside the Swatch Group (Rolex Replica Sellita, Soprod etc.) took the opportunity though and probably saw some double digit growth numbers ever since. Brands from the Richemont Group for instance, either started making their own movements (Replica Rolex, Panerai) or using suppliers like Sellita to get their hands on movements. A Replica Hermes Handbags brand like Jaeger-LeCoultre was always keen on developing and producing their own movements. Jaeger-LeCoultre, for example, also delivers their movements to other watch manufacturers (e.g. Audemars Piguet).Also, within the Swatch Group you can divide certain brands using their own ETA movements, as well as brands that develop their own movements (the production often takes place at one of the ETA Replica Handbags facilities

Perpetran millonario robo en la biblioteca Virgilio Barco de Bogotá

Los testigos denunciaron que un hombre aprovechó un receso para pedirles a los asistentes del foro que salieran del salón. En ese momento se cometió el robo. Foto: Archivo El Espectador

Bastaron 15 minutos para que un grupo de personas perpetraran un millonario robo en la Biblioteca Virgilio Barco, en el occidente de Bogotá, durante un foro de Unicef en el que se conmemoró el Día Internacional de la Niña.

Hacia las 12:00 m. de este miércoles, cuando se decretó un receso de 15 minutos, un hombre les pidió a los asistentes que salieran un momento, mientras realizaban labores de limpieza del salón en donde se realizaba el evento. Según los testigos, se trataba de un hombre de unos 45 años, de tez trigueña y vestido de negro.

Los participantes tomaron refrigerio mientras reanudaba la programación. Al ingresar, encontraron sus maletines y bolsos abiertos regados por todas partes. Se llevaron elementos de valor, como cámaras fotográficas, lentes profesionales y al menos tres computadores.

De inmediato, las víctimas aseguran que se pusieron en contacto con el personal encargado de la seguridad de la biblioteca, pero no les dieron una razón concreta.

“Yo vengo de estar con Las Maras en El Salvador. Por mi trabajo, he viajado a lugares que la gente considera peligrosos y he estado en las zonas más recónditas de Colombia. Y en el lugar menos pensado (en una biblioteca pública y en foro de Unicef) sucede algo así”, indica Josué Mejía Cuartas, a quien le hurtaron equipos avaluados en $30 millones.

Otro asistente del evento, quien pidió mantener su nombre en reserva, asegura que se puso en contacto con la jefe de seguridad de la biblioteca, pero que no recibió una respuesta convincente. “Nos dio a entender que la culpa fue de los asistentes. Nos preguntaron por qué habíamos dejado las cosas ahí, y por qué les habíamos creído. Y lo peor: bajamos a un lugar en donde supuestamente se podían ver los videos de seguridad, pero no tenían la llave. Y después nos dijeron que las cámaras no estaban funcionando”.

Según los testigos, fueron varias personas las encargadas de cometer el robo. Al parecer se camuflaron entre los asistentes mientras se desarrollaron las actividades programadas durante la mañana y salieron sin despertar sospechas.

La Policía Metropolitana de Bogotá  informó que inició las investigaciones para capturar los responsables tan pronto recibieron las denuncias.

De momento, la Biblioteca Virgilio Barco, la cual es operada por la Fundación Merani y administrada por la Secretaría de Cultura de Bogotá, no ha emitido un pronunicamiento oficial. 

De acuerdo con estadísticas de la Policía Nacional, entre enero y septiembre de 2017 se registraron 19.995 denuncias por hurtos a personas sin el empleo de armas, 13 de los cuales ocurrieron en bibliotecas de la ciudad.

El Espectador